Navidad mexicana…

Quiero platicarte algo que un gran maestro me enseñó y que me hizo darle un nuevo significado al otoño, a los árboles y plantas…

Todos somos parte de una gran conciencia: nosotros, las plantas, los árboles, los animales, las rocas, las montañas, el mar,etc.

Llegando el otoño y el invierno los árboles, las plantas y animales y en realidad también los humanos nos preparamos paga un proceso de transmutación; un proceso de guardar y cuidar la energía, de desprender, soltar, reflexionar.

Es momento de ir hacia adentro, a la raíz, al interior; es tiempo de integrarlo todo; empieza el momento de calma…

Debemos aprender a reconocer lo que cada estación representa en nosotros y cómo nuestro sistema reacciona igual que el Cosmo; somos una sola conciencia y el entenderlo e integrarlo, nos permite fluir con ella de forma natural y magnífica.

Los árboles son grandes abuelos sabios que nos enseñan a dejar ir, saben que nada les pertenece, que hay que soltar para renovarse y volver a florecer y dar frutos.
Ellos nos dan tanto… Es momento de regresarles un poquito del amor que ellos nos ofrendan.

Cuando pongas tu árbol o si tienes arbolitos en tu hogar vivos, ofréndales tu respeto y agradecimiento con algo, elígelo tu; la intención es lo que cuenta; hazlos sentir amados, respetados y cuidados y contenidos en ese proceso de cambio y transformación que sabemos no es nada fácil. Y así con cada planta, flor, etc.

Que linda forma de ser recíprocos con todo lo que nos dan, ¿cierto?

¡Gracias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr
Share on pinterest
ALE FER-ASESORIA
Hola, mi nombre es Alejandra Fernández Dondé
Soy Alejandra Fernández Dondé y mucha gente hoy me dice Ale Fer, seré tu guía y acompañante en este fascinante camino hacia reencontrarte, reconocerte y lograr todo lo que has soñado. Confía, verás que sí es posible.
Próximos talleres y masterclass

ENERO 12 | 19 | 26 y FEBRERO 2

FEBRERO 1 (miércoles)

ENERO 13 | 20 | 27 y FEBRERO 3

ENERO 21 (jueves)

Artículos Relacionados

Herramientas emocionales
¡Respira!